EXPEDIENTES DE REGULACIÓN TEMPORAL DE EMPLEO (ERTE)

Hay que distinguir dos tipos de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que se podrán cursar:

  • ERTE por causa de fuerza mayor
  • ERTE por causa económica, técnica, organizativa o de producción

Para empezar, hay que determinar en cada caso, y dependiendo de cuál sea el sector de actividad, si se puede acoger a un tipo de ERTE o bien si se tiene que acoger a otro. Para poder acogerse al ERTE a causa de fuerza mayor habrá que encontrarse en una de las siguientes situaciones:

  • O bien: tener un establecimiento o negocio que haya sido forzado a cerrar, como pueden ser los bares y restaurantes, establecimientos de juego, establecimientos culturales o deportivos, establecimientos de comercio al por menor (excepto los que tienen permitido abrir al público).
  • O bien: tener una falta de suministros y abastecimientos que impidan gravemente continuar con el desarrollo ordinario de la actividad.
  • O bien: en situaciones urgentes de contagio de la plantilla o por haber adoptado medidas de aislamiento preventivo.

En caso contrario, solo podrán acogerse al ERTE por causa económica, técnica, organizativa o de producción, y se aplicará en los casos en que la bajada de clientes y/o de facturación sea lo causante de este, sin que ninguna normativa haya obligado a la suspensión de la venta o prestación del servicio (por ejemplo, en caso de empresas industriales, fábricas o imprentas).

En cualquier de los casos, será la autoridad laboral quién constatará la existencia de causa de fuerza mayor o de las causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

Beneficio solo en caso del ERTE a causa de fuerza mayor:

  • Mientras el ERTE a causa de fuerza mayor esté vigente, la empresa estará exonerada del pago de las aportaciones empresariales a la Seguridad Social, a pesar de que este periodo contará como cotizado para el trabajador.
  • La fecha de efectos será desde el pasado 14 de marzo, fecha en que se declaró el estado de alarma.
  • La tramitación se efectuará en un máximo de 5 días.

Condiciones solo en el caso de ERTE por causa económica, técnica, organizativa o de producción:

  • La fecha de efectos será desde la tramitación de la ERTE por causa económica, técnica, organizativa o de producción.
  • La tramitación se efectuará en un máximo de 7 días.

Condiciones en caso de cualquier de los dos tipos de ERTE:

  • Los trabajadores afectados podrán cobrar el paro, aunque no tuvieran los periodos mínimos de cotización.
  • No se computará este tiempo como periodo consumido del paro.
  • El parado cobrará el 70% de la base reguladora, que se calcula según la media de los últimos 180 días cotizados.
  • Se obliga al empresario a readmitir los trabajadores en la finalización de la ERTE, motivo por el cual no se asimila a un despido.

Posibilidades en la ejecución de la ERTE:

  • Suspensión de contratos: en este caso, los trabajadores pasarán a estar en el paro según las condiciones marcadas anteriormente.
  • Reducción de jornada: en este caso, se podrá reducir la jornada al trabajador entre un 10% y un 70% de la jornada de trabajo. El porcentaje restando se asimila como trabajador parado, y por tanto, cobrará el paro según las condiciones marcadas anteriormente prorrateado por la jornada no efectuada.

PARO DE AUTÓNOMOS

Se aplicará a los autónomos que hayan tenido que suspender su actividad o bien que sus ingresos hayan caído un 75% respecto a la media del último semestre, y que cumplan los siguientes requisitos:

  • Tenía que estar dado de alta en fecha 14/03/2020.
  • No hará falta que tenga cobertura por cese de actividad.
  • No hará falta que se dé de baja de actividad a Hacienda (modelo 036).
  • Haber tenido que suspender la actividad o bien haber reducido la facturación del mes anterior en un 75% con relación a la media del último semestre.
  • Hará falta que esté al corriente de pago con la Seguridad Social, o bien estarlo en un plazo de 30 días.
  • No podrá percibir otras prestaciones del sistema de la Seguridad Social.

En caso de cumplir los requisitos anteriores, se podrá optar a la prestación:

  • La duración del cobro de la prestación será de un mes, que se podrá prorrogar en caso de que también se prorrogue el estado de alarma.
  • El importe por cobrar será del 70% de la base reguladora de las cotizaciones de autónomo. En caso de tener la base mínima (habitualmente en los autónomos), el importe a cobrar de la prestación será de 660€
  • Durante este periodo de tiempo, no pagará las cotizaciones (a pesar de que si contarán como cotizadas). Por lo tanto, no perderá la bonificación, sino que seguirá corriendo el periodo bonificado.

En los casos de tributación por módulos, todavía no está prevista la manera en que se podrá demostrar una bajada de la facturación, aunque todo parece indicar que requerirá de una declaración jurada.

Para determinar desde cuando se podrá solicitar la prestación, hay que diferenciar dos casos:

  • Cierre negocio por imposición legal: En el caso de los autónomos que se han visto obligados a cerrar el negocio por la declaración del estado de alarma, ya pueden solicitar la prestación.
  • Reducción facturación: Por aquellos casos que tengan que acreditar la reducción de facturación, a partir del momento en que pueda presentar esta documentación, por lo tanto, una vez finalizado el mes actual.

DISTRIBUCIÓN IRREGULAR DE LA JORNADA DE LOS TRABAJADORES

Esta está regulada en el artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores, y señala la posibilidad que las empresas establezcan en el calendario laboral sistemas de distribución irregular, que hagan viable la existencia de semanas laborales de más de 40 horas.

Esta distribución irregular permite:

  • Empresa y trabajador pueden pactar una distribución diferente de la jornada de trabajo, respetando siempre los periodos mínimos de descanso diario y semanal:
  • En caso de pacto entre empresa y trabajador, no habrá límite de distribución de la jornada.
  • En defecto de pacto entre empresa y trabajador, se podrá distribuir un máximo del 10% de la jornada anual.
  • El trabajador tendrá que conocer con un preaviso mínimo de 5 días el día y la hora de prestación de trabajo.
  • La compensación de las diferencias derivadas de la distribución irregular de la jornada tendrá que quedar compensadas en el plazo de 12 meses desde que se produzcan.

Por lo tanto, en caso de que el cómputo de horas anual sea de 1.800 horas, se podrá distribuir irregularmente 180 horas (o más, en caso de pacto entre empresa y trabajadores). Esto, en la práctica supone poder comunicar al trabajador que no venga a trabajar durante 22 días y medio (o que solo lo venga a hacer unas horas durante un periodo de tiempo), y recuperar estas horas de trabajo en los próximos 12 meses.

Los periodos mínimos de descanso, además del que marque el convenio colectivo, tendrá que cumplir:

  • Entre el final de una jornada y el comienzo de la siguiente habrá de haber un mínimo de 12 horas.
  • En caso de que no haya pacto entre empresa y trabajadores, el número de horas ordinarias de trabajo efectivo no podrá ser superior a las 9 horas diarias.

APLAZAMIENTO DE IMPUESTOS

Según se ha decretado, se podrán aplazar los impuestos en las siguientes circunstancias:

  • Se podrán aplazar la totalidad de los impuestos (IVA, retenciones, pagos a cuenta, etc.).
  • Se aplazarán los impuestos, que como máximo sumen un total de 30.000€.
  • Se podrá aplazar a 6 meses, de los cuales los 3 primeros serán sin intereses.

VACACIONES DE LOS TRABAJADORES

Está regulada en el artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores, y expone el método por el cual se fijarán los periodos de vacaciones. Concretamente reglamenta que “se fijarán de mutuo acuerdo entre el empresario y el trabajador” y que “en caso de desacuerdo entre las partes, la jurisdicción social fijará la fecha para disfrutarlas”.

Por lo tanto, ni el trabajador podrá imponer las vacaciones a la empresa, ni la empresa podrá imponer las vacaciones al trabajador durante un periodo concreto, sino que hará falta que se haga de mutuo acuerdo.

INTERRUPCIÓN DE PLAZOS DE DEVOLUCIÓN DE PRODUCTOS

Quedan interrumpidos los plazos de devolución de los productos comprados tanto presencialmente como online hasta que se levante el estado de alarma.